Estamos trabajando para mejorar.

Bienvenidos al Blog de A.A.D.A.H. donde te iremos informando de las novedades más interesantes sobre el TDAH y las actividades de la Asociación, poco a poco, y gracias a tu apoyo y ayuda, nos iremos haciendo grandes. ¡Gracias! Puedes ponerte en contacto con la Asociación en: Avda. Costablanca, 19 Alicante-03540 e-mail: tdah.2012.alicante@gmail.com Telf: 603.67.10.47 y en nuestra página Web: www.adahalicante.org

sábado, 22 de marzo de 2014

¿Dónde están las adaptaciones curriculares acordes con las necesidades educativas específicas?


Existe un gran porcentaje de alumnado con Trastorno por Déficit Atencional sin/con Hiperactividad (TDA/H) y otras dificultades de aprendizaje, que ocasionan a estos niños un importante desfase académico curricular. De hecho, al igual que la dislexia y otras problemáticas para el aprendizaje del modelo educativo actual, los niños con TDA/H pueden considerarse como alumnado con Necesidades Educativas Específicas (NEE), dadas sus peculiaridades.

Hablamos de adaptaciones curriculares no significativas, cuando el desfase curricular, en principio no es importante respecto al grupo de iguales o compañeros de clase. En estos casos - los más frecuentes en alumnado con esta patología- el profesorado debería y tendría la obligación de proponer e implicarse en la realización y verificación de esas adaptaciones curriculares, sean o no significativas, pero esenciales para la buena marcha de dicho alumnado respecto a sus pares.

Respecto a las adaptaciones no significativas, como expreso, es el profesorado el responsable de elaborarlo y llevarlo a la práctica, junto con el asesoramiento y apoyo de los denominados Equipos de Orientación Psicoeducativos (EOEP). Desgraciadamente, si bien está contemplado en distintas Órdenes Autonómicas,

ésta, como otras muchas Normas apenas se verifican; muchas veces por la falta de detección de determinados problemas de aprendizaje y análogos por parte del profesorado: bien por desidia, bien por ignorancia; otras por la banalización y dejadez hacia las dificultades de este alumnado.

Llegados a este frecuente y lamentable punto, no es extraño que niños, incluso con un elevado coeficiente intelectual, no den la “talla” en la victoriana evaluación del sistema educativo actual. Son, estos niños, en esencia, estudiantes que pueden conseguir los mismos objetivos que el resto de los compañeros de clase; aunque para ello necesiten que se les realice los oportunos cambios en la metodología y en los contenidos si es preciso; ajustándose y moldeándose sus peculiaridades a una evaluación, supervisión y transformación efectivas del sistema educativo hacia ellos y no al contrario, como triste y lamentablemente sucede en la mayoría de los casos.

Siendo este trastorno de origen genético y neurobiológico, se usan y proyectan, muy generalizadamente por parte del sistema educativo, estas inhabilidades como imaginarias, inventadas o superfluas y en la praxis, cual vulgar paraguas, se pretende dejarse a la entrada de las clases para luego ser recogido. Es en resumen, la realidad cotidiana y minante de tantos estudiantes que tras una alarmante y desidiosa actitud y aptitud por buena parte del profesorado está inmerso en un futuro zozobrante, con muy serios visos de ser la crónica de un fracaso anunciado. no sólo en el plano escolar, sino también social y a todos los niveles.

Somos muchas las familias de afectados que, reflexionamos en alto y a diario para que sencillos y poco costosos modelos individualizados de adaptación curricular (no significativa en su mayor parte) den respuesta a las necesidades educativas de este alumnado, de tal modo que con, reitero, pequeñas modificaciones y cambios en la metodología, se pueda atender dignamente una atención necesaria hacia estos alumnos, que palien su baja autoestima, su elevada frustración, su deficiente autonomía, su muy baja motivación, su falta de reflexión, planificación y estructuración y, cómo no, su gran soledad e incomprensión fuera y dentro del aula.

En definitiva, sólo pedimos que se verifiquen esos cambios o transformaciones que deben tener en cuenta esencialmente, las peculiaridades del alumnado para intentar paliar, minimizar y/o modificar esas dificultades y obstáculos para un pleno y eficaz aprendizaje, pero que desgraciadamente no suelen producirse.

Es hora de tomar medidas prácticas y no relegar al ninguneo, marginación y a la exclusión a una parte de la futura sociedad cercana que empuja, y que en el momento presente está condenada a un cómplice fracaso anunciado en todos los órdenes.

http://deficitdeatencioneinatencion.blogspot.com

viernes, 21 de marzo de 2014

TDAH y trastornos del estado del ánimo

El rasgo esencial de los trastornos de esta categoría es que todos ellos reflejan un desequilibrio en la reacción emocional o del estado de ánimo que no se debe a ningún otro trastorno físico o mental. Los trastornos del animo son: depresión mayor, trastorno bipolar o trastorno distímico (Trastorno afectivo de carácter depresivo crónico, caracterizado por la baja autoestima y aparición de un estado de ánimo melancólico, triste y apesadumbrado, pero que no cumple con todos los patrones diagnósticos de la depresión).

Los niños con TDAH tienen mayor riesgo de sufrir  comorbilidades de este tipo junto con su trastorno durante la infancia y adolescencia, en especial trastornos de ansiedad, afectivos (depresión) y obsesivo compulsivos, abuso de drogas, y personalidad antisocial (Biederman J., 1992).

Además  existen estudios que describen comorbilidad psiquiátrica como anorexia nerviosa, desorden de ansiedad por separación, ansiedad generalizada y TDAH, con depresión mayor.

Los niños con TDAH presentan ansiedad, frustración y confusión, lo que les lleva a una falta de interés, de desmotivación y de fracaso escolar.

Los niños parten de unas creencias irracionales (ser listo es bueno, ser tonto es malo). Los listos son capaces de resolver cualquier problema, como yo no soy capaz soy tonto. Ante la situación de resolver un problema con esas creencias, hay una frustración que crea ansiedad, por lo que evitamos hacer ese problema (lo que sigue haciendo el círculo vicioso). Los sentimientos que priman son los de minusvalía, impotencia y baja autoestima.

Los niños con TDAH prácticamente desde la primera infancia manifiesta un deseo intenso de agradar a los demás y de recibir aprobación social por lo que hace. Al no verse cumplidas todas estas expectativas éste sufre una gran ansiedad y miedo al fracaso, por lo que no se les debe permitir establecer objetivos a medio y largo plazo sino intentar que vayan consiguiéndolos y planteándolos progresivamente, de modo que, al ir viendo que pueden aprender y mejorar y ser aceptados, su autoconcepto mejora y su autoestima aumenta.

Por otro lado, la familia puede representar un factor protector para posibles dificultades de aprendizaje en los niños, pero también puede ser un factor de interferencia para el aprendizaje de éstos. Los padres cuyos intereses y preocupaciones están determinados por trabajos absorbentes, interfieren negativamente en el desarrollo de estos niños. Si los niños son muy capaces, probablemente esta situación no les afecte y por el contrario, incluso  estimule su autonomía, pero si los niños requieres apoyo adicional para rendir de acuerdo a lo que se espera de ellos y no lo encuentran  en sus padres, les  marcará el comienzo de  dificultades escolares, fracasos, etc.

http://www.fundacioncadah.org

jueves, 20 de marzo de 2014

La maleta del TDAH


Tengo que hacer una confesión.

Hace diez días que regresamos de unas vacaciones en familia. Y todavía tengo que deshacer la maleta, que sigue en el suelo, en medio de nuestro dormitorio. Cada mañana, cuando me levanto, la miro y me hago una nota mental: de verdad, tengo que quitar eso de en medio de una vez. Y todas las noches, cuando me voy a la cama, me hago una segunda nota mental: de verdad, de verdad, tengo que ponerme a hacerlo.

Resulta muy molesto porque, aun con estos recordatorios diarios y nocturnos, sigo posponiéndolo. Quienes no tienen TDAH no tienen que pensar dos veces en esta tontería: deshacen las maletas el mismo día que vuelven de vacaciones o al día siguiente; fin de la historia. Quienes tenemos TDAH jugamos al gato y el ratón continuamente: sabemos que está ahí, sabemos que hay que hacerlo, pero lo evitamos, lo evitamos, lo evitamos… “Es aburrido”. “Lo haré mañana”. O estamos tan acostumbrados a verlo que llega a formar parte del paisaje de la habitación.

La maleta es como una metáfora de nuestro cerebro TDAH. Podemos mantenerla cerrada y que nadie pueda ver el revoltijo que hay en el interior. Si nos confiamos o estamos a solas, la abrimos y vemos el caos de nuestros procesos mentales y cómo afecta ese caos a lo que nos rodea. En ambos casos, la maleta está ahí, llena y desordenada, y lo sabemos. Y nos damos de cabezadas.

No es algo que las personas con TDAH hagamos a propósito, esta acumulación de tareas pendientes. Para nuestro cerebro TDAH resulta difícil acometer tareas que parecen fáciles, porque bueno, ¡no son tan fáciles! ¿Cómo pasar de hacer algo que disfrutas y en lo que estás súper-concentrado a hacer algo mortalmente aburrido? Nuestra falta de sentido del tiempo hace que pensemos que nos puede costar dos horas hacerlo, cuando, en realidad, es probable que lo hagamos en diez minutos.

Sé que llegará un momento en que estaré tan harta que correré a vaciar esa maleta y guardar todo en su sitio. Una vez, me costó más de tres meses llegar a ese momento. Bueno, quizá fueron seis.

Cuando te enfrentas a una tarea que te bloquea, ya sea porque te parece demasiado difícil, demasiado aburrida o demasiado larga, recuerda que, con sólo dedicar 10 minutos, te ahorrarás horas y horas de remordimiento, obsesión y, en casos como este, daño para la vista.

Escrito por Terry Matlen
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

miércoles, 19 de marzo de 2014

ORIENTACIONES PARA INTERVENIR ANTE LA HIPERACTIVIDAD


¿Cómo pueden los padres definir reglas claras?

Para prevenir que el niño se meta en líos repetidamente y haya que explicarle una y otra vez las reglas, que por supuesto no obedece,  y encima se sorprenda cuando le castigan, es importante que primero comprenda bien las reglas. Por ejemplo, si usted pide “debes ser ordenado” como uno de los objetivos es posible que no lo entienda por lo que es mejor definir este objetivo claramente: “limpia el cuarto una vez por semana, recoge los juguetes antes de acostarte y báñate cada noche”. Esta regla es mucho más clara y no se puede interpretar de otra forma. Además de explicarlas, conviene escribir las diferentes reglas, las consecuencias de no cumplirlas y los premios por cumplirlas. Ponga la lista en un sitio visible. Para niños pequeños ayudan los dibujos y los colores.

¿Cómo pueden los padres ayudar al niño a terminar una tarea dividiéndola en pasos menores?

A estos niños les cuesta muchísimo acabar encargos, tareas y deberes escolares. Para las tareas de la casa que tienen varios pasos es buena idea escribir los distintos pasos. Por ejemplo: recoger la mesa es: 1. vaciar los platos en la basura, 2. vaciar los vasos en el fregadero, 3. colocar los platos, vasos y cubiertos en el lavavajillas, 4. poner jabón en el lavavajillas y encenderlo, 5. limpiar las migas de la mesa, 6. barrer el suelo, 7. guardar el mantel y las servilletas, 8. otra tarea más sencilla seria: tirar la basura es: 1. cerrar la bolsa, 2. bajar la bolsa al contenedor, 3. limpiar el cubo si se ha ensuciado, 4. poner una bolsa nueva en el cubo, 5. guardar las bolsas sin usar en su sitio. Parece sencillo, pero el niño puede creer que “ha tirado la basura” si ha bajado la bolsa abierta al contenedor, dejando restos por la cocina y sin poner una bolsa limpia. Se pueden hacer tarjetas de diferentes tareas como limpiar el cuarto, preparar la cartera y la ropa la noche anterior, hacer la cama, echar la ropa sucia al cubo, ir a por el pan, prepararse por la mañana para ir al colegio (levantarse, lavarse, vestirse, desayunar, lavarse los dientes, coger la cartera, coger el bocadillo, etc).

¿Cómo pueden los padres aumentar la estructura y el orden de la casa?

Hay que buscarle un sitio a cada cosa. Por ejemplo, para ordenar los juguetes ponga etiquetas o dibujo de cada cosa en las cajas donde vaya a guardarlos. Nada más acabar de jugar el niño deberá ordenar los juguetes. Para facilitar la rutina de la mañana tenga un lugar definido para el abrigo, la cartera, los zapatos, la bolsa de gimnasia, el bocadillo, etc. La noche anterior asegúrese de que el niño coloca todo el material en la cartera y deje cada cosa en su sitio, así evitará prisas, olvidos y broncas por la mañana. Se pueden utilizar relojes o cronómetros (como los que se usan en la cocina) para marcarle el tiempo. Por ejemplo, si faltan 20 minutos para acostarse, ponga el reloj con alarma para que suene en 20 minutos, y evitaremos el “venga, que ya ha pasado media hora”.

¿Cómo pueden los padres establecer rutinas estables y predecibles para estructurar el tiempo?

Las rutinas ayudan a estructurar el día y producen seguridad en el niño. Si él sabe lo que va a pasar no lo sorprenderán las cosas y estará preparado. Casi todos los colegios hacen que el niño escriba su horario de clases. De la misma forma, podemos escribir un horario de actividades, tiempos de estudio, tareas y ocio después del colegio, que incluya las tareas extraescolares y también lo que se planea hacer el fin de semana. El horario debe estar en un sitio visible y, si hay que hacer algún cambio, se avisa al niño con tiempo suficiente y se le recuerda alguna vez. Los horarios de cenar, irse a dormir, etc, deben ser bastante estables y no hacer cambios arbitrarios o por sorpresa.

 ¿Cómo pueden los padres eliminar ruidos y distracciones?

Cuando el niños está (por fin) haciendo algo concreto, como uno de sus encargos ( los escritos en las tarjetas) o sus deberes escolares, es fácil que se distraiga con cualquier ruido como la TV, el teléfono o el tráfico de la calle, por lo que hay que evitar que haya cualquier tipo de distracción a su alrededor. Pregúntele al niño dónde cree que se concentrará mejor. A lo mejor usted cree que un sitio aislado y muy silencioso será el mejor, pero el niño trabaja mejor en un sitio tranquilo pero no alejado, donde usted pueda supervisarle de vez en cuando.

¿Cómo pueden los padres modificar la conducta del niño?

Para modificar la conducta de su hijo debe:
Definir el problema de forma positiva. Definir claramente los comportamientos deseados sin mencionar el problema. Por ejemplo, en vez de reñirle por moverse, intente que esté sentado toda la cena; en vez de eliminar el desorden, intente que deje el material escolar en su sitio.
Establecer metas razonables. Seguramente es demasiado pedir que su hijo permanezca sentado toda la cena todas las veces, por lo que es mejor empezar por periodo de 5 minutos, luego 6, luego 7, etc. Para preparar las cosas para el colegio, empiece por el abrigo y la cartera, luego añada el bocadillo, luego la bolsa de gimnasia...
Avanzar poco a poco. Felicite a menudo a su hijo por obtener metas intermedias, haga comentarios específicos (qué bien que has estado sentado), evitando generalizaciones (qué bueno has sido), o “elogios negativos” (ya era hora de que lo hicieras bien).

¿Cómo pueden los padres motivar al niño?

La mejor manera es utilizar un sistema de puntos, dándole puntos, estrellas o fichas cuando  consiga alcanzar un objetivo marcado. Cada 5 puntos se pueden canjear por algo concreto (como ir al parque, unos cromos, leerle un cuento). Un punto por ordenar el cuarto, y dos por hacerlo sin que se lo digan. Se pueden perder puntos por hacer mal las cosas, pero siempre deben ganar más de las que pierde. Haga una lista de cómo se pueden ganar los puntos y por qué se pueden cambiar.

¿Cómo pueden los padres aumentar la disciplina?

Los padres deben hacer que el niño “sufra las consecuencias” de saltarse las normas inmediatamente o se le olvidará. No sirve de nada perder energía riñéndole si ha hecho mal hace mucho, porque no conectará la acción con la consecuencia. Cuando el niño se está saltando una norma, hay que recordarle que lo está haciendo, y que vamos a contar hasta tres, y si no deja de hacer lo que está haciendo, lo pondremos en tiempo fuera( un lugar sin estímulos, durante nos minutos). Al contar levantamos los dedos: uno, dos, y...tres (se puede contar despacio, pero no cuente hasta cuatro). Hay veces que le pondremos en tiempo fuera por infracciones graves sin contar hasta tres.

¿Cómo pueden los padres ayudar al niño a obedecer mejor?

Cuando se manda algo al niño hay que seguir unos pasos:

1. Es imprescindible que el niño sepa las normas y que éstas sean claras. No son buenas normas “portarse bien” o “ser bueno”, es mejor “no pegar”, “no gritar”, “no insultar”,”recoger la mesa después de cenar”, etc.
2. Es importante que sepa que va a pasar si las normas no se cumplen.
3. Ayuda si se le recuerda o avisa con antelación: “acuérdate de que se acerca la hora de acostarte”, “¿Qué te he pedido que hagas?”.
4. Ayuda si repetimos la orden, pero sin tono de hastío o aburrimiento.
5. Si no obedece hay que llevarlo a donde tenga que hacer la orden: llevarlo de la mano a su cuarto para recoger los juguetes.
6. Es bueno ayudarlo, por ejemplo echarle una mano (pero que no seamos nosotros los que le hagamos; que sea él).
7. Finalmente es fundamental alabarlo y animarlo mientras lo esté haciendo (qué bien te está saliendo, anda, venga, que acabamos enseguida) y cuando lo haya terminado (“ya verás qué orgullosos se pone papá/mamá cuando vea lo bien que lo has hecho”. “qué niño más obediente”).
8. NUNCA, NUNCA, NUNCA hablarle con sarcasmo (“ya era hora de que lo hicieras”, “a buenas horas lo haces, para eso mejor no hacerlo”, “encima te voy a dar un premio por hacerlo una vez y no hacerlo treinta...).

¿Cómo se pone al niño en “tiempo fuera”?

Si hay que castigarle se le sienta en una silla en un sitio tranquilo y aburrido ( el pasillo) pero no aislado. El niño debe permanecer sentado tantos minutos (cronometrados) como años tenga. Tiene que quedarse sentado y callado. Cuando suene el reloj de la alarma nos dirá porqué le hemos castigado. Si no quiere decirlo estará otro minuto sentado y callado, y así hasta que ceda. Luego hay que decirle que ha hecho muy bien el tiempo fuera y que lo perdonamos. El tiempo fuera es una consecuencia que obtiene el niño de una situación problemática y se puede hacer en casa o fuera de casa. Si se aplica inmediatamente puede enseñarle al niño a predecir qué comportamientos producirán consecuencias negativas, y aprenderá a obedecer antes del tiempo fuera, cuando contemos hasta tres. Para evitar estar siempre riñendo, intente prestar “atención positiva” a su hijo.

¿Cómo pueden los padres prestar “atención positiva” a su hijo?

Para niños menores de nueve años elija unos 10 o 20 minutos cada día que serán su “tiempo especial” con usted. No puede haber otros niños. Pase ese tiempo exclusivamente con su hijo.
Para niños mayores de 9 años simplemente busque un rato con su hijo. Juegue con él y únase a él en el interesándose por lo que hace. No intente dirigir ni controlar la actividad, simplemente relájese y páselo bien intentando entender lo que hace. Tras unos minutos observando describa en voz alta algunas de las cosas que hace para mostrar su interés: “así que estás jugando con los coches en el garaje, y los estás lavando porque va a ir a una carrera”, pero no haga preguntas, excepto si no entiende lo que hace.

Diga a veces una frase de admiración o que lo anime: “pero qué bien lo haces, me gusta mucho cuando juegas así en silencio”. Si no puede decir nada, déle: un abrazo, una caricia en la espalda o la cabeza, una sonrisa, un guiño...Si el niño empieza a portarse mal, intente ignorarlo mirando a otro lado, pero si sigue, dígale que no va a jugar más hoy con él porque se está portando mal, levántese y salga dela habitación. Si se siente incómodo hablándole de esta manera a su hijo, practique.    


OTRAS ORIENTACIONES PARA REDUCIR LA HIPERACTIVIDAD

Actuaciones de los padres

- Si pretendemos ayudar al niño “hiperactivo” a aprender a atender y concentrarse, necesitamos conocer  cuales son sus intereses. Cuando se descubren tales intereses se pueden utilizar como base del aprendizaje asociado. Si el niño está interesado en los dinosaurios, por ejemplo, se le pueden asignar numerosos ejercicios de lectura, aritmética..., utilizando directamente éstos intereses. : los dinosaurios pueden ser el tema de las lecturas, se pueden montar historias, desarrollar el vocabulario, se puede contar, clasificar, registrar...

Estos intereses deberían emplearse también para recompensar al niño al atender y completar tareas en casa, por ejemplo,” cuando termines las tareas puedes ir a jugar con tus muñecos “. 

- Ayudar al niño a desarrollar su autoconfianza: reconocer sus progresos y ejecuciones por lentas o limitadas que éstas sean. Exija logros graduales (unos momentos de permanecer sentado, de estar atento...)

- Ofrecerle demostraciones de cariño y aceptación a través de frecuentes caricias, zalamerías, cosquillas, besos. El niño hiperactivo necesita gran cantidad de contacto físico y afecto paterno. Utilice esas demostraciones como refuerzo cada vez que se aproxime a la conducta contraria que se pretende modificar: permanecer más tiempo sentado;  estar quieto, reposado; escuchar, seguir instrucciones. Sorprender al niño “siendo bueno “o haciendo alguna cosa deseable, tan frecuentemente como sea posible, y recompensarle con una alabanza, sonrisa...

- Utilice la atención adecuadamente: sólo recibirá atención cuando esté tranquilo, quieto, atento, pero no cuando haga lo contrario porque entonces estamos reforzando la conducta inadecuada. Se debe evitar la excesiva exaltación emocional.

- El niño no debe recibir excesivas instrucciones: ¡no te levantes!, ¡no molestes!, ¡estate quieto! Explicarle claramente lo que debe hacer y qué obtiene a cambio. Use gestos u otras claves para recordar las normas.

- Implicar al niño en el establecimiento de reglas, esparcimientos y otras actividades personales y familiares.

- Decir al niño cuando se porta mal y explicarle lo que usted siente acerca de su conducta; después proponerle que ponga en práctica otras formas de conducta más aceptables.

- Poner en práctica algunos de los ejercicios relacionados en el programa que se lleva a cabo en la escuela para el entrenamiento en relajación, reducción de la tensión, la inhibición muscular o el desarrollo de la atención y concentración (técnica de entrenamiento conductual cognitivo).

- Ser estable y perseverante con el programa. El reducir la conducta hiperactiva lleva tiempo. Debe establecerse un momento del día para el desarrollo de los ejercicios, por ejemplo, antes del desayuno, a la vuelta de la escuela o inmediatamente antes de acostarse.

- Procurar darle un lugar para trabajar o estudiar sin interrupciones y de esta forma fomentar la capacidad del niño para concentrarse en lo que está haciendo, reduciendo, en todo lo que sea posible, los estímulos perturbadores de su entorno. 

- Como padres es preciso ser estables con la propia conducta. Recordar que cada vez que cambia su reacción conductual ante el niño le confunde acerca de lo que usted espera o cómo desea que actúe.


martes, 18 de marzo de 2014

5 formas de mantener los límites con personas difíciles.

Mantener los límites con gente difícil es complicado; porque en primer lugar difícilmente nos damos cuenta de que necesitamos límites.

Los límites

Un límite es una barrera física, psicológica o social que mantiene restringido el acceso a lugares o acciones inadecuadas o no aceptadas. Un límite personal es la forma en la que cada individuo define la diferencia entre las acciones correctas e incorrectas. Desde que somos niños, nuestros padres y la sociedad a la que pertenecemos establecen límites sociales que con el paso del tiempo apropiamos como límites personales; modificándose y adaptándose a la forma de vida y conciencia de cada individuo.

Un ejemplo de los límites personales es el saber cuándo de decir “no” sin sentirse culpable por ello; pensando en que no es posible actuar de manera que todas las personas tengan la mejor impresión debido a nuestra conducta, por lo tanto, no podemos aceptar hacer todo lo que las personas nos piden.

Sin embargo hay gente a la cual se le complica mantener estos límites debido a cuan difíciles pueden ser algunas personas, es por eso que es necesario tener estrategias a la mano para mantener relaciones difíciles en un ambiente sano.

1.       Date cuenta de que tus necesidades son importantes.
Cuando uno duda se propia importancia, es vulnerable a la manipulación de las demás personas. Cuando usted entiende que su tiempo, dinero, dignidad y que hay necesidades que son vitales para su bienestar, es más fácil manejar a las personas que quieren romper sus límites

Si usted duda de su importancia:

Manténgase cerca de gente que le aprecia, el grupo social al cual pertenecemos es como un espejo que refleja su valor. Si se rodea de gente difícil, egoísta o que tengan poca autoestima, usted empezara a creer lo que ellos expresen.
Consulte a un terapeuta, la terapia permite  construir la autoestima y ayuda a localizar los obstáculos que impiden el valorarse.
Sea objetivo/a, haga una lista de las maneras en que usted hace del mundo un lugar mejor. Por ejemplo: es un buen amigo, cuida de la naturaleza al reciclar, hace que su pareja sonría todos los días.
Sea justo/a, si usted cree que todas las personas merecen respeto eso le incluye a usted. Si alguien le trata como basura y usted cree que esa persona tiene el derecho a hacerlo, está siendo injusto/a consigo mismo/a
Sólo por ser un humano significa que usted se merece los derechos fundamentales y que le respeten.

2.       Se firme y amable.
Ser firme no significa ser insensible, menospreciar o lastimar a alguna persona.

Por ejemplo le gustas a alguien que no te gusta, bien le podrías decir:

“Aprecio mucho tus esfuerzos por hacerme sentir bien, pero no estoy interesado en una relación contigo. Por favor no insistas, te deseo lo mejor.”

3.       Ten expectativas realistas.
Una persona que no respeta tus límites no necesariamente va a entender cuanto te afecta su conducta.

Si conoces a una persona que no respeta tus límites personales, limita tu tiempo y el cómo compartes el espacio con esa persona, eso va a ayudar a tener una relación saludable.

4.       Aléjate
Imagina tener a un tornado frente a ti, en vez de hacerle frente, lo mejor es retirarte.

Por ejemplo, Una mujer recién divorciada recibe la llamada de su ex esposo, que pretende hablar con sus hijos, pero en vez de eso, insiste con la ex esposa sobre su relación, o bien la cuestiona sobre su nueva vida, ella puede explicarle que su relación no está en discusión, pero él continúa insistiendo, lo mejor para ella es colgarle.

5.       Recuerda que estás a cargo.
Recuerda que poner límites depende de ti. Las personas difíciles buscan que los demás se sientan culpables por las situaciones incomodas.

Por ejemplo están dos hermanos en una reunión familiar, y entonces uno de ellos empieza a ridiculizar al otro por sus creencias religiosas, cuando se le pide que respete, este responde que no sabe cómo responder ante una broma.

¿Qué harías si este fuera tu caso?

¿Sonríes y continuas la reunión familiar?, ¿Dejas de asistir a las reuniones familiares donde sabes que va a estar tu hermano?, ¿Le devuelves el comentario satirizando algún defecto de él?, ¿Le invitas a desayunar para hablar sobre tus creencias religiosas y en qué le afectan a él?,

¿Le escribes una carta pidiéndole que deje de hacer bromas?, ¿llegas a un acuerdo con él para que deje de ir tan lejos con sus bromas?…

Lo que escojas de lo anterior es tu decisión, no de la persona que te está molestando, lo mejor es evaluar la situación y averiguar cómo es que le gustaría que se respetarán sus límites y hacer algo en consecuencia.

Cuando una persona difícil viola tus derechos, puedes ayudarte de esta situación para revalorarte, comprender que eres importante y levantar la voz para reclamar tu espacio y declarar tu valor.

TERAPEUTA COGNITIVO CONDUCTUAL
BENITO ZARAZÚA QUEVEDO
TEL. 56891419
MAIL: benito@sepimex.com.mx

REFERENCIA
Tartakovsky, M. (2014). 5 Ways to Maintain Boundaries with Difficult People. Psych Central. Retrieved on February 25, 2014, from http://psychcentral.com/blog/archives/2014/01/29/5-ways-to-maintain-boundaries-with-difficult-people/

lunes, 17 de marzo de 2014

TDAH: La realidad que algunos pretenden ocultar

TDAH: La realidad que algunos pretenden ocultar

No es raro que haya llegado a oídos de muchos de nosotros que el TDAH o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad no es más que una invención cuyo único propósito de vender medicamentos, una estrategia de las farmacéuticas para ganar dinero a costa de los niños y causando daños a largo plazo en estos. Incluso se ha publicado como verdad absoluta, una noticia falsa que saltó a internet como muchas otras, pero que en este caso, ha encontrado hordas de seguidores  que creen, sin conocimiento de causa, las invenciones o incredulidades de unos pocos. Esta “noticia”, consiste en una afirmación que no llego a producirse, y que emanó de los labios del descubridor del trastorno, Leon Eisenberg.

Se le atribuyen palabras al descubridor del trastorno durante el transcurso de una entrevista, siete meses antes de su muerte a los 87 años, donde expone que el TDAH es un ejemplo de una enfermedad ficticia, en realidad, Eisenberg habla de un sobrediagnóstico pero no de invención.

 Esto, me hace plantearme la siguiente cuestión, ¿las personas contrarias al trastorno lo son a que tomen medicación o a la posibilidad de que pueda existir dicho trastorno?

Nadie dudaría de que una persona con Síndrome de Down tenga un trastorno genético, es evidente a los ojos de todo el mundo, pero no todos los problemas, trastornos o síndromes se manifiestan del mismo modo, pero hay una cosa muy clara, en esta batalla en contra de las farmacéuticas, dejamos a niños aparcados en el camino con futuros inciertos y sin cubrir necesidades básicas en lo que respecta a educación.

En el artículo 71.2 de la LOMCE, se recoge del siguiente modo:

“Corresponde a las Administraciones educativas asegurar los recursos necesarios para que los alumnos y alumnas que requieran una atención educativa diferente a la ordinaria, por presentar necesidades educativas especiales, por dificultades específicas de aprendizaje, TDAH, por sus altas capacidades intelectuales, por haberse incorporado tarde al sistema educativo, o por condiciones personales o de historia escolar, puedan alcanzar el máximo desarrollo posible de sus capacidades personales y, en todo caso, los objetivos establecidos con carácter general para todo el alumnado.»”

Pero la realidad refleja que existen maestros, profesores y orientadores objetores o contrarios, que dificultan el trabajo en las aulas, como si de una cruzada personal se tratase.

El TDAH es un trastorno psiquiátrico que se manifiesta con un patrón persistente de inatención y/o hiperactividad-impulsividad, causado principalmente por un desequilibrio de dos neurotransmisores, la dopamina (DA) y noradrenalina (NA), que desempeñan un papel importante en la capacidad para concentrarse y prestar atención a las tareas.

Es cierto que no parece fácil distinguir entre lo natural y lo patológico en niños, cuando lo que se está evaluando es hiperactividad y desatención, pero caer en el error de descartar un contrastado trastorno del que se realizan miles de estudios al año en todo el mundo, puede ser poco responsable para los hostigadores del oposicionismo  del mismo.

La mala educación, la permisibilidad y la falta de disciplina, encabezan la lista de mitos sobre este trastorno, culpabilizando a unos padres cada vez más desesperados por solventar una situación límite para quien la padece, que puede resultar desesperante y cuya batalla en solitario derrumba los cimientos de muchas familias.

Este trastorno no distingue entre clases sociales, cultura o etnia, y es, con diferencia, el trastorno más común en la infancia y adolescencia, en concreto, en España se sitúa en torno al 7% de la población infantil.

Obviamente se pueden cometer errores de diagnóstico, considerando la presencia de un trastorno en individuos sanos, pero en la inmensa mayoría, el diagnóstico es acertado. Los niños considerados como hiperactivos, son detectados con premura, ya que su comportamiento, fuera de “lo normal”, llama la atención a padres y profesores, los cuales intervienen para atajar dicho comportamiento, pero en el caso del tipo inatento, esto es, TDAH con predominio de déficit de atención frente a la hiperactividad, pasan desapercibidos durante gran parte de sus vidas, considerandos como despistados, distraídos, poco espabilados o porque no decirlo, individuos con limitaciones intelectuales.

La realidad y el día a día con estos niños, muestran el gran error de una minoría de profesionales que desatienden las recomendaciones generales con un alumnado que requiere de necesidades educativas especiales, cuyas dificultades van más allá de una mera conducta o falta de interés.

Os invito a que aportéis vuestras opiniones al respecto, así como aportaciones nuevas sobre estrategias o herramientas que puedan servir de utilidad para el resto de lectores.

Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada en hiperactividad, tdah, TDAH - Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad.

Fuente: Revistadigital.funesem.es

martes, 11 de marzo de 2014

Ayudas a las familias y la infancia


El Gobierno de España, las Comunidades Autónomas y las corporaciones locales ofrecen ayudas sociales a las familias españolas tal y como establece la distribución competencial del Estado en esta materia.

En el caso de las competencias del Gobierno de España, las ayudas a las familias se tramitan a través de diferentes organismos, como la Seguridad Social o la Agencia Tributaria.

Algunas de las principales ayudas a las familias que conceden las diferentes administraciones en España son las siguientes:

Guía de ayudas sociales para las Familias 2014 (actualizada 12/03/2014)  Archivo pdf.  Se abrirá en una ventana nueva.

Ayudas sociales a familias numerosas

Prestaciones sociales básicas del sistema público de servicios sociales a las familias


Para conocer en detalle el conjunto de ayudas a las familias a las que puede tener acceso es conveniente dirigirse a los órganos competentes de su Comunidad Autónoma.

sábado, 8 de marzo de 2014

Hiperactividad, familia y falsos mitos. Javier Sempere. Psiquiatra.UDAC- Clínica Vistahermosa. CTI-Elche. Sábado 8 de marzo de 2014.




Reflexiones en torno al TDAH. Lo importante en tornos al acercamiento al trastorno no es su definición sino el como damos respuesta a las necesidades del sujeto, de la persona, de la familia. 

Síntoma o trastorno.

Leon Eisenberg, psiquiatra, define por primera vez el trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Antes de morir indico que el TDAH estaba sobremedicado y sobrediagnosticado. Sin duda no era su intención cuando describió este trastorno.

La psiquiatría biológica. Indica que el problema es exclusivamente un fallo en los neurotransmisores.

En realidad no se ha descubierto la causa biológica de ningún trastorno. Por lo tanto, de momento, las explicaciones son hipótesis. Se trata de un enfoque multifactorial.

La medicalización. La industria farmacéutica es la tercera potencia mundial después del motor y las armas. 

Fred Baughman, neurólogo, crítico con la psiquiatría refiere que el TDAH es una invención de la psiquiatría y la industria farmacéutica.

El psiquiatra Peter Breggin también es un gran crítico contra la medicación.

Iglesia de la Cienciología/ dianética fundó su Comisión de ciudadanos por los Derechos Humanos (CCHR). Indica que los psicólogos no están locos sino que abusan de los niños.

Los niños índigo.

Déficit de atención vs problemas de aprendizaje.

Personajes famosos. Mitos y leyendas.

La conducta es una de las formas en que el niño manifiesta los conflictos emocionales. Es necesario por tanto abordar el TDAH desde la perspectiva de los conflictos emocionales en el menor a partir de las conductas.

El trato inadecuado sobre el niño genera rabia que raramente se expresa hacia el abusador.

¿Qué puede encontrarse tras la conducta inquieta?
- Una predisposición genética y otros condicionantes biológicos.
- Modelo de crianza inadecuados.
- Conflicto conyugal. Que el niño no sea el origen del conflicto.
- Trauma familiar.
- Incoherencia parental.
- Situación de abandono.
- Niños deprimidos.
- Problemas de delincuencia, abusos, etc.
- Alienación parental.

Intervención por tanto teniendo en cuenta el menor, la familia y su entorno, colegio, amigos.

Equipo profesional:
- Psicólogo/ pedagogo.
- Psiquiatra.
- Neuropediatra.

Tratamiento de las emociones y sus conductas.

Tratamiento desde la familia:
- Límites claros.
- No autoengañarse, el problema no es sólo el TDAH del menor.
- Control del adulto con TDAH.

Apuntes de la conferencia
Marta Domínguez López 
Educ@'t Orientación Educativa

jueves, 6 de marzo de 2014

TDAH: Actividad para trabajar las emociones básicas y la empatía


El que los niños aprendan y dominen las habilidades sociales y emocionales, les ayudará no sólo en la escuela, sino también en todos los aspectos vitales. Numerosos estudios han descubierto que los jóvenes que poseen estas habilidades sociales y emocionales son más felices, tienen más confianza en sí mismos y son más competentes cómo estudiantes, miembros familiares, amigos y trabajadores. Al igual que tienen menor predisposición al abuso de sustancias, la depresión o la violencia.

¿Cuáles son estas habilidades decisivas?

En 1995, Daniel Goleman, Eileen Rockefeller Growald, Timothy Shriver, Linda Lantieri y otros, fundaron Collaborative for Academic, Social, and Emotional Learning (CASEL) una organización que se centra en el uso del aprendizaje social y emocional como parte esencial de la educación. CASEL propone cinco grupos básicos de habilidades o aptitudes que construyen la inteligencia emocional:

- Autoconciencia: Identificar los pensamientos, los sentimientos y la fortaleza de cada uno, y notar cómo influye en las decisiones y las acciones. 
- Autoconciencia social: Identificar y comprender los pensamientos y los sentimientos de los demás desarrollando la empatía, y ser capaz de adoptar el punto de vista de los otros.
- Autogestión: dominar las emociones para que faciliten la tarea que se está realizando y no interfieran en ella; establecer objetivos a corto y largo plazo; y hacer frente a los obstáculos que puedan aparecer.
- Toma de decisiones responsable: generar ejecutar y evaluar soluciones positivas e informadas a los problemas, y considerar las consecuencias a largo plazo de las acciones para uno mismo y para los demás.
- Habilidades interpersonales: expresar rechazo a las presiones negativas de compañeros y trabajar para resolver conflictos con el objetivo de mantener unas relaciones sanas y gratificantes con los individuos y el grupo.

Son justo la autoconciencia, la autoconciencia social y la autogestión de las habilidades las áreas que más necesitan entrenar y profundizar los afectados por TDAH.

Por ello es necesario desarrollar el trabajo sobre estos aspectos dentro de los programas de habilidades sociales y autocontrol emocional.

Podemos realizar actividades que trabajen la identificación de las emociones básicas, la autoexpresión emocional y la empatía (corazón de la Inteligencia Emocional), trabajando con los niños a ponerse en el lugar de los otros, a diferenciar que los sentimientos ajenos pueden ser distintos a los suyos. También enseñando a poner nombre a las distintas emociones y a saber cuál es la mejor forma de manifestarlas.

Según Peter Salovey y John Mayer (1990), la empatía es la capacidad de captar los estados emocionales de los demás y reaccionar de forma apropiada socialmente (por oposición a la empatía negativa). En la base de esta capacidad están la de captar los propios estado emocionales y la de percibir los elementos no verbales asociados a las emociones.

Para desarrollar esta actividad debemos planteara a los niños los siguientes objetivos:

- Conocer en profundidad cuáles son las emociones básicas. 
- Asimilar cuál es el lenguaje corporal y no verbal de cada emoción.
- Aprender a identificar y poner nombre a las propias emociones.
- Entrenar para reconocer emociones ajenas y responder en consecuencia a ellas.
- Descubrir que la habilidad de empatizar adecuadamente es un factor de protección para resolver conflictos proactivamente.

Los materiales que podemos emplear para dicha actividad son:

- Un panel de emociones dónde los niños deban colocar su foto en la emoción que sienten cada día. (imagen superior)

- Una presentación en power point donde se les expone los conceptos que deben aprender y las actividades que van a desarrollar.

- Una hoja de preguntas que les servirá como guía para que indaguen en su laberinto emocional.

- Video "Patines" en el que podrán reconocer que a veces no hace falta hablar para comunicar lo que sentimos.

El desarrollo de la actividad:

- Comenzaremos mostrándoles el panel de las emociones, donde ellos podrán colocar su foto en la emoción que creen que tienen, consecuencia del trascurso de su día. Aquí, los educadores, pueden conocer las ideas previas que tienen sobre la identificación de sus emociones.

- Una vez que han identificado su emoción ese día, se pasa a exponer e ilustrar sobre cuál es la imagen de cada emoción y en qué consiste la misma, qué particularidades fisiológicas presenta, su función, características, momentos que nos la provocan y qué podemos hacer para controlar y gestionar adecuadamente dicha emoción, sin dejar que nos invada y nos domine sin que haya un autocontrol consciente por nuestra parte.

- Cuando ya se haya expuesto el conocimiento específico de cada emoción básica, se pasará a realizar el visionado del anuncio, "Patines". El argumento se basa en la original y positiva manera de salvar sus diferencias de una pareja de niños, sabiéndose poner en el lugar del otro y resolviendo sus dificultades al gusto de los dos. Tras el visionado del video, por lo menos un par de veces, se pasará al análisis del mismo mediante un conjunto de preguntas guía, en las que profundizamos en las emociones y sentimientos que han visto, y cómo han sabido gestionar, los protagonistas del video, los mismos.

- Al final de la actividad se les pedirá a los niños que dibujen la emoción que les ha provocado realizar esta actividad.

El tiempo de la actividad será aproximadamente de una hora. Si el grupo es muy grande y muy participativo, puede que se necesiten dos sesiones para poder desarrollar la misma.

Es importante que durante el transcurso de la actividad, los educadores hagan conscientes a los niños de la importancia que tiene empatizar para hacer amigos y mantenerlos, demostrando que pueden contarnos su cosas, que sabemos compartir sus alegrías y sus penas, que sabemos ponernos en su lugar. Tienen que conocer que saber ponerse en el lugar del otro nos llevará a comprenderle mejor y a entender su comportamiento, con el objetivo de amoldar nuestra conducta al mismo para aprender a resolver conflictos. Saber comprender las emociones ajenas nos hará más felices y facilitará que nuestras relaciones sean más sinceras y que disfrutemos más de la compañía de los otros.

"La empatía es la capacidad de pensar y sentir la vida interior de otra persona como si fuera la propia".

Heinz Kohut

Déficit de atención/inatención: ¿Dónde están las adaptaciones curriculares acordes...



Déficit de atención/inatención: ¿Dónde están las adaptaciones curriculares acordes...:     Manuel Rodríguez G. Existe un gran porcentaje de alumnado con Trastorno por Déficit Atencional sin/con Hiperactividad (TDA/H) y otras...

lunes, 3 de marzo de 2014

Libro Blanco Europeo sobre el TDAH


Se presenta el Libro Blanco Europeo sobre TDAH

En mayo de 2013 se presentó en el Parlamento Europeo el Libro Blanco europeo sobre Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad. Se trata de un documento de consenso, dirigido a los responsables políticos nacionales y europeos, donde se detallan recomendaciones para elaborar estrategias políticas eficaces para abordar este problema, con el fin de mejorar la identificación y el tratamiento del TDAH en todos los contextos: servicios de salud, escuelas, sistema judicial y centros de trabajo.

El libro blanco, que lleva por título ADHD: making the invisible visible (TDAH: haciendo visible lo invisible), recoge los resultados de la investigación en TDAH así como la opinión de diferentes expertos en el campo, subrayando el impacto psicológico que supone el TDAH, tanto para los niños y adolescentes afectados, como para sus familiares.


El libro blanco, que lleva por título ADHD: making the invisible visible (TDAH: haciendo visible lo invisible), recoge los resultados de la investigación en TDAH así como la opinión de diferentes expertos en el campo, subrayando el impacto psicológico que supone el TDAH, tanto para los niños y adolescentes afectados, como para sus familiares.

Según los datos recogidos en el documento, 1 de cada 20 niños y adolescentes en Europa presenta TDAH, lo que puede generar problemas de autoestima, rechazo social de los compañeros, dificultades en el funcionamiento social, aislamiento y problemas de rendimiento escolar. El impacto del TDAH en la vida de los afectados y sus familias, así como en los sistemas sanitarios y sociales requiere que los responsables políticos establezcan un mayor compromiso hacia el abordaje eficaz y temprano de este problema, ya que es posible mejorar la calidad de vida de los niños con TDAH, así como garantizar el desarrollo de “una vida plena y exitosa”.

Para alcanzar este objetivo, el Libro Blanco establece cinco pilares básicos de actuación, que son: mejorar el conocimiento sobre el TDAH, aumentar el diagnóstico temprano y preciso del TDAH, asegurar el acceso al tratamiento adecuado del TDAH, fomentar la participación de las asociaciones de pacientes e invertir más esfuerzos en la investigación en este campo.

En relación con el tratamiento adecuado del TDAH, el documento europeo reconoce la importancia de una aproximación multidisciplinar, a través de un tratamiento farmacológico y psicológico combinado: “El manejo del TDAH debe ser adaptado cuidadosamente a las necesidades de la persona, teniendo en cuenta la respuesta o la falta de respuesta a tratamientos anteriores. En términos generales, el enfoque multimodal del TDAH es el más apropiado, y las opciones de intervención pueden incluir una combinación de fármacos junto a tratamiento psicológico (por ejemplo, terapia conductual, terapia cognitivo-conductual y entrenamiento a padres)” (pág. 19).

Durante la presentación del Libro Blanco, Nessa Childers, co-presidenta del Grupo de Interés sobre Salud Mental del Parlamento Europeo, señaló que “los problemas de salud mental, como el TDAH, por desgracia cada vez cuentan menos como una prioridad en la agenda política, sobre todo, en la situación actual de crisis económica”, por lo que este Libro Blanco “puede ayudar a garantizar un mejor reconocimiento e intervención en el TDAH”.


sábado, 1 de marzo de 2014

"My Shoes" (Mis Zapatos) Subtitulado Español


Hemos querido compartir con todos vosotros este precioso vídeo, os hará reflexionar y os emocionará. Esperamos que os guste.