Estamos trabajando para mejorar.

Bienvenidos al Blog de A.A.D.A.H. donde te iremos informando de las novedades más interesantes sobre el TDAH y las actividades de la Asociación, poco a poco, y gracias a tu apoyo y ayuda, nos iremos haciendo grandes. ¡Gracias! Puedes ponerte en contacto con la Asociación en: Avda. Costablanca, 19 Alicante-03540 e-mail: tdah.2012.alicante@gmail.com Telf: 603.67.10.47 y en nuestra página Web: www.adahalicante.org

martes, 3 de junio de 2014

Intervención psicomotricidad en TDAH

La psicomotricidad es una disciplina que, basándose en una concepción integral del sujeto, se ocupa de la interacción que se establece entre el conocimiento, la emoción, el movimiento y de su mayor validez para el desarrollo de la persona, de su corporeidad, así como de su capacidad para expresarse y relacionarse en el mundo que lo envuelve. Su campo de estudio se basa en el cuerpo como construcción, y no en el organismo en relación a la especie.

Es un enfoque de la intervención educativa o terapéutica cuyo objetivo es el desarrollo de las posibilidades motrices, expresivas y creativas a partir del cuerpo, lo que le lleva a centrar su actividad e interés en el movimiento y el acto, incluyendo todo lo que se deriva de ello: disfunciones, patologías, estimulación, aprendizaje, etc. (Berruazo, 1995).
TDAH INTERVENCIÓN PSICOMOTRIZ
Se utiliza de manera cotidiana, los niños la trabajan corriendo, saltando... se pueden realizar diversos juegos orientados a desarrollar la coordinación, el equilibrio y la orientación del niño.

Y podemos destacar los siguientes tipos:
Práctica psicomotriz educativa (preventiva)
Los niños a través de sus acciones corporales: como jugar, saltar, manipular objetos, etc. consiguen situarse en el mundo y adquieren intuitivamente los aprendizajes necesarios para desarrollarse en la escuela y en la vida. De esta forma lúdica y casi sin enterarse trabajan conceptos relativos al espacio (arriba/abajo, delante/detrás, derecha/izquierda, etc.), al tiempo (rapidez, ritmo, duración,etc.), destrezas motrices necesarias para el equilibrio, la vista, la relación entre otros niños, etc. con los consiguientes efectos sobre la mejor capacitación y emergencia de la escritura, la lectura y las matemáticas, indispensables hoy en día para el éxito académico.
Práctica de ayuda psicomotriz (terapéutica)
Se realiza en centros privados o en colegios, tanto en grupo como en individual pero desde un enfoque que tiene en cuenta las especiales características de los niños o de las personas adultas con problemas o patologías. Se trata de ayudar a comunicarse a aquellos que tienen dificultades para relacionarse con los demás y el mundo que les rodea.
Los objetivos generales que se pretenden alcanzar con la intervención psicomotora son:
  • La disponibilidad psicocorporal.
  • La escucha profunda.
  • El refuerzo de la Autoestima.
  • El ajuste armónico y respetuoso de su ritmo natural de desarrollo y manifestación de su expresividad motriz.
  • La construcción y comprensión de significados y sentidos en su actividad motórica.
En el caso de niños afectados de TDAH las manifestaciones de un desarrollo psicomotor bajo se centran en un nivel excesivo de movimiento corporal que se traduce en una actividad casi permanente e incontrolada, no dirigida a una finalidad concreta y que a menudo tiene lugar en momentos inadecuados, llamada Inestabilidad Motriz.
La inestabilidad motriz es un trastorno en el que manifestaciones como "no parar quieto", " no prestar atención" o " no fijarse en nada" pueden tener como origen un cuadro de TDAH.

La inestabilidad tiene dos polos:
Motor: da lugar a la inestabilidad psicomotriz en la que el niño permanece constantemente en movimiento.
De la capacidad de atención: da lugar a la inestabilidad psicológica o inatención.
El examen psicomotor revela que estos niños además de mostrar inestabilidad psicomotriz, suelen presentar inestabilidad postural y alteraciones en el tono muscular.
Además de este aspecto, la falta de flexibilidad y la presencia de cierto grado de rigidez, son otras de las características básicas. Debido a esto tienen dificultad en la motricidad fina, como por ejemplo: atarse los zapatos o abrocharse la camisa, controlar el trazo a la hora escribir, etc. (Torpeza motriz).
Esta hace referencia a la dificultad que tiene un niño para moverse en un espacio, tanto en el área corporal, como en el área del grafismo y de la construcción.
La característica fundamental es la deficiencia es sus movimientos, que son torpes, lentos y mal coordinados. Estos niños presentan grandes dificultades para la ejecución de las actividades que requieren precisión y discriminación de los movimientos de la mano.

En diferentes investigaciones recogidas por Ruiz (1995), el niño con torpeza motriz se manifiesta por las características siguientes:
  • Poca eficacia en el manejo de objetos y utensilios ( cubiertos, tijeras, lápiz..)
  • Problemas de equilibrio, lanzamientos, golpeos, conducciones.
  • Inconsciencia al actuar.
  • Dificultades rítmicas.
  • Incapacidad para calibrar la fuerza de sus acciones.
  • Dificultad para planificar y organizar sus acciones.
  • Dificultades para escribir, recortar o construir.
  • Dificultades para colaborar en juegos de equipo.
Son más frecuentes las alteraciones en las praxias. Éstas son movimientos o acciones de complejidad variable, planificadas, con un fin determinado, aprendidas y por tanto conscientes, pero que con la repetición se automatizan.
Al hablar de psicomotricidad, no debemos olvidar mencionar sus dos enfoques metodológicos:
La orientación clínica que parte del diagnóstico y establece un tratamiento.
La orientación educativa, que parte de un programa, utiliza la observación, trabaja con grupos de edad y cuyas propuestas son menos determinadas.
Siendo los objetivos del trabajo psicomotor en los niños afectados por TDAH son los siguientes:
  • Promover la competencia social y el ajuste afectivo.
  • Mejorar la calidad de sus interacciones, desplegando estrategias educativas que permitan estimular los comportamientos positivos, reduciendo sus conductas impulsivas o inadecuadas.
  • Facilitar la interiorización de límites.
  • Dar expresividad y significado al movimiento.
  • Conocer y controlar progresivamente el propio cuerpo para actuar cada vez con más autonomía y control de sí mismo.
Sin olvidar que la intervención psicomotriz debe estar enmarcada dentro del tratamiento multimodal que es el ofrece mejores resultados, ya que coordina simultáneamente tratamientos de tipo farmacológico, psicológico y psicopedagógico.

BIBLIOGRAFIA:
Sandra G. Verba Szerman `Intervención Psicomotriz para niños con Hiperactividad y/o Déficit de Atención`
Clara Coleto Rubio `Intervención general y específica para el alumnado que presenta TDAH`. Revista Digital Innovación y Experiencias Educativas. Nº15

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.